Wednesday, October 18, 2006
Diapositiva sensorial
En su libro "El Arte de La Felicidad", el Dalai Lama propone una sencilla fórmula para alcanzar la dicha: Identificar las cosas cotidianas que nos producen felicidad y mantenerlas alrededor nuestro la mayor parte del tiempo.

Si bien es improbable neutralizar los embates de la melancolía, si es posible en cambio, driblar sus embestidas valiendonos de las pequeñas cosas que nos hacen sentir bien. Dentro de esta lógica, me he definido como un tipo que no necesita grandes cosas para ser felíz. Realmente no creo que esta forma de pensar pueda asociarse con la mediocridad o la falta de ambiciones, tengo la impresión de que la felicidad no necesariamente debe ir asociada a la idea tradicional de éxito.

Mis paleativos favoritos no se encuentran en tiendas o restaurantes, sino en el non plus ultra de la vulgaridad, en los lugares comunes con tendencia a lo guarro, lo cual no es casual considerando que en el submundo de lo populoso siempre hay lugar a la dicha involuntaria.

En mi lista "Zen" de cosas favoritas puedo recuperar las siguientes:

Desde niño he tenido la maña de acariciar perros, (usualmente callejeros) aunque a algunos canes no les haga mucha gracia.

Oler el papel o el barníz de las páginas de un libro o revista nueva es una experiencia tan agradable como aspirar el olor a nuevo de un coche.

Me encanta la música, disfrutar de sus reacciones secundarias, encontrar en sus atmósferas nuevos amigos, reencontrarme con los viejos y recolectar palabras con las cuales darle forma a una crónica o una reseña como las que reproduzco en este blog.

Que alguna chica me sonría o me devuelva una mirada coqueta que provoque una sonrisa idiota indeleble durante el resto del día.

Toparme con un episodio de Don Gato y su Pandilla mientras cambio el canal de la televisión y repasar por milesíma vez los hechos que llevan a Don Gato a romper un cheque por un millón de dólares.

Disfrutar un café americano humeante en una mañana fría, disfrutar una cerveza de barril oscura con espuma, serle infiel a las marcas, probar un sabor diferente de refrescos diferente cuando voy a un supermercado.

Me encanta reir con las mismas bromas idiotas que yo y mis amigos
hacemos desde hace como cinco años.

Meter la mano en una fuente, romper alguna regla, llevar a mi sobrina a saludar a una butarga para apuchurrar el disfraz, buscar productos en oferta, conseguir cosas gratis, encontrar un par de tenis colgados de los cables de la luz, ver películas piratas por joder a las transnacionales gringas, comer pinole y chocolate oaxaqueño en algún mercado, comer tlacoyos de haba con nopales sentado en una banqueta, peor aún, prepararme un taco "de todo" sin romper la tortilla que lo contiene, comprar luchadores policromados "old style", jugar en un futbolito de feria donde se enfrentan el Necaxa contra el Manchester United, lograr pasar una cámara para tomar fotos en un concierto.

Capturar rayos de sol y guardarlos para un día nublado.
 
posted by drneon at 7:26 AM | Permalink |



6 Comments:


  • At 11:46 AM, Blogger MISSING

    Hey:

    Me gustó el post, aunque a veces uno no puede conservar todo lo que le agrade, en especial en esta sociedad tan esquizofrénica, por cierto cuando sacas otro podcast,ya los extraños. Saludos :)

     
  • At 10:24 PM, Blogger I

    está pocamadre tu post, se me antojó hacer uno así.
    Y de veras que las bromas con los amigos aunque pasen años son muy ricas, yo también lo disfrrruto mucho.

    Saluditos

     
  • At 9:00 PM, Blogger Vicky

    Sólo encontré una calca de Caballo Negro y fuiste el ganón, tengo la dirección de tus papás, en cuanto pueda te la mando =D

     
  • At 8:12 PM, Blogger Tamara blue

    Te cuento: hace unos años tomé un curso que se llama Contranalisis, ojalá puedas leer algo sobre él, se basa en ideas similares a las del Dalai, consiste en recordar durante 9 meses ininterrupidamente cada día 5 minutos de felicidad de cuando teníamos de 0 a 4 o 5 años, mientras más pequeños mejor, más auténtica era la felicidad, sirve cañón!

     
  • At 3:41 PM, Blogger nor del terror

    me encantó tu lista zen...

    an mi blog hace tiempo, muy al principio hice algo asi, y he escrito muchas con lo que me choca... mh.

    creo que es tiempo de hacer otra zen... de escribir un libro de cabecera

    saludos

     
  • At 5:19 AM, Anonymous Anonymous

    Aaaah tu lista zen está pocamadre, yo a esas cosas les llamo los pequeños grandes detalles que hacen la vida mejor... siempre he querido hacer una lista de esas cosas, como cuando era niño en la casa de mis abuelos y oía llover recién despertaba, oler el play doh, lo de los perros también lo hago, aunque luego no pueda usar mis manos hasta lavármelas (loqueras mías), don gato es la onda, la música, patear una botarga, etc... buen post