Wednesday, July 29, 2009
Long way round


Ultimamente he estado viendo con atención "Long Way Round", una serie que involucra dos cosas que en fechas recientes me atraen muchísimo: los viajes y las motocicletas.

Todo comenzó hace unos meses, durante uno de esos fines de semana en que no hay mucho que hacer salvo tirarse en el sofá y hacer zapping a través de los 200 canales de cablevisión. En esas estaba cuando me topé con ese show en el canal People & Arts.



La serie es una producción de la BBC conducida por los actores Ewan McGreggor y Charly Bowman. En el primer capítulo que vi (que en realidad es el episodio 3 de la primera temporada) los dos motociclistas narran sus tragedias al tratar de rodar sus pesadísimas motos BMW a través de los parajes fangosos de Mongolia. A medida que avanzan, los caminos se vuelven cada vez más accidentados, al grado de que no logran avanzar más de dos metros sin atascarse o tropezar con una piedra como la que finalmente rompe los frenos de una de las motocicletas.




La serie me llamó la atención porque deja ver la situaciones extremas que deben resolver los actores para no quedar atrapados en territorios practicamente imposibles de recorrer en otro vehículo que no sea un camión todo terreno o un caballo.

Supongo que la dinámica del show obedece a la premisa básica de que mientras más creíble sea la historia más interés te genera, pues me resultó interesante ver como el galán de Ewan Mcgreggor aparece ante su "video diario" relatando lo frustrado que se siente al no dominar su vehículo sobre el fango, lamentando tener tantas ampollas en las manos que hasta les comienza a poner nombres para identificarlas y confesando que la hinchazón de las picaduras de los mosquitos articos le han deformado la frente y... parte de su trasero. (jejeje).

Después de ver ese capítulo me di a la tarea de buscar la serie en y DVD, pero lamentablemente en Mix Up no la tenían, de manera que me dediqué a descargarla de internet por varios días hasta que logré completar la serie. ¡Qué conste! Mix Up motivó mi piratería.


Puesto que Long Way Round fue transmitida por la BBC en 2004, no me fue difícil encontrar los capítulos con subtítulos y toda la cosa. Según los productores: "El show narra las aventuras de dos amigos apasionados por las motocicletas y dispuetos a realizar un viaje inusual y sumamente difícil: Viajar en motocicleta desde Londres hasta New York acompañados por un camarógrafo en una tercer moto y un equipo técnico en dos vehículos todo terreno que los siguen con 2 días de retraso.

La ruta trazada por Ewan y Charly pasa por alguno de los paises más agrestes y menos conocidos de Europa como Kazahkistan, Mongolia y el extremo Siberiano de Rusia, este último tramo particularmente difícil de recorrer, pues es el único camino disponible (además del tren transiberiano) es la mítica y escalofriante "Ruta de los huesos", el camino que Stalin ordenó construir a dos millones de presos políticos que fueron obligado a trabajar en condiciones inhumanas y en un clima de -47 grados en invierno.

Cuenta la leyenda que durante el invierno, el suelo siberiano se congela con tal fuerza que es practicamente imposible excavarlo. Debido a eso, los trabajadores que morian durante los trabajos de construcción no podían ser enterrados y sus cuerpos, al no poder ser deschados de alguna otra forma, eran usados como relleno en las zanjas y precipitaciones con el fin de sustituir las rocas y los materiales de construcción de los que carecía la obra.

Aunque algunos tramos del recorrido son un verdadero reto al espíritu, otros son una recompenza de la naturaleza al espíritu viajero. Tal es el caso de los valles y lagos de Mongolia, -a los que Mcgreggor compara con los de Ginebra-, o de los espectaculares paisajes de Kasakhistan.



Debo confesar que la serie me provocó un profundo deseo de tomar carretera rumbo algún destino no tan alejado del lugar donde vivo. A propósito de esto, desde hace unas semanas he visitado con frecuencia "SUZUKI GN 125 Blog" la bitácora de un motociclista que cuenta sus travesías a baja velocidad por Querétaro, Guanajuato y Guerrero.

Ya estaré relatando mis propias experiencias, mientras, espero a que termine de descargarse la segunda temporada de las venturas en moto de Charly y Ewan: Long Way Down: esta ocasión, viajando desde Londres hasta Cape Town en sudáfrica.

Labels:

 
posted by drneon at 2:50 PM | Permalink | 4 comments




Relaciones Bipolares
La bandera de Estados Unidos ondeando en Palacio Nacional,
circa Sept. 1847


1) Ulises regresa a Itaca

No es casual que haya tantos mexicanos en lo que fue alguna vez la Alta California y el estado de Texas. La inmigración ilegal es una suerte de repoblación mexicana de los territorios que alguna vez fueron parte de nuestro país, pero que ahora gozan de la bonanza y calidad de vida que solo puede otorgar el imperio mas grande del Planeta.

Aunque es cierto que antes de la guerra de intervención de 1845 -1847 los territorios perdidos al norte de México se encontraban en un completo abandono y marginación, también es cierto que el gobierno Estadounidense, ante la negativa de venta del territorio de Texas en cinco millones de dólares, incurrió en la "inmigración ilegal" mucho antes que nosotros.

La historia narra que los colonizadores norteamericanos establecieron durante muchas décadas áreas de cultivo y propiedades ganaderas sobre suelo Texano sin el consentimiento del gobierno Mexicano, sembrando así las semillas de lo que sería la autoproclamada "autonomía" de 1836 proclamada en su mayoría por inmigrantes norteamericanos acentados en México en respuesta al abandono del gobierno centralista de Santa Ana, pero con fines evidentemente centralistas.

Como era de esperarse, México no estuvo de acuerdo con la sublevación de un estado rebelde y altamente armado con parque del gobierno norteamericano, por lo que intentó aplastar la rebelión durante la batalla de El Alamo, conflicto que el polémico presidente de México, Antonio López de Santa Ana, (o su "alteza serenísima", como el mismo se hacía llamar) comandó personalmente y logrando la victoria, pero que sospechosamente fue sorprendido por una batería militar enemiga y obligado a firmar la retirada y la independencia Texana. Tratado que años mas tarde, logicamente desconoció.

Batalla de El Alamo, circa 1836

La represión de los independentistas Texanos , (en realidad norteamericanos nacionalizados) que buscaban su anexión a Estados Unidos originó la declaración de guerra de 1846, luego de que los gringos declararan la "afectación de sus intereses" y se negaran a retirar las tropas que ilegalmente habían ingresado a territorio nacional con el fin de construir fuertes militares más allá de sus fronteras.

Batalla de Veracruz, circa 1847

A muy grandes rasgos, fue así como México entró en guerra con los Estados Unidos de Norte América; una nación pujante, en opulencia y bien organizada, algo de lo que jamás pudimos presumir en México y que derivó en una suerte de "segunda conquista de México" orquestrada por el general Zachary Taylor, quien decidió utilizar la misma ruta de Hernán Cortés enviando a Winfield Scott y su flota para tomar el puerto de Veracruz, avanzando después por Puebla y Morelos y continuando hacia el centro del país hasta tomar finalmente el zócalo de la ciudad de México el 14 de Septiembre de 1847.

"Green grow the lilacs, all sparkling with dew.. (...) And change the green lilacs to the Red, White and Blue"
cantaba el ejercito invasor de Scott al entrar al Zócalo. De modo, que el pueblo, que defendió su ciudad desesperadamente, con palos y piedras les llamó despectivamente "Gringos" cuando la bandera de las barras y las estrellas se izó en lo alto del Palacio Nacional, en pleno aniversario de la independencia de México.


Batalla de Chapultepec, circa 1847

La bandera gringa también se colocó en el Castillo de Chapultepec.

Y ahí se quedó por más de 9 meses...


2) Los saldos de la invasión



Los saldos de la Guerra de Intervención de 1847 han sido los más dolorosos en la historia de México. Con la firma del tratado de Guadalupe Hidalgo en 1847, México perdió mas de la mitad de su territorio al ceder los territorios de la Alta California, Nuevo México y Texas.

Providencialmente el saldo no fue mayor, pues ese mismo año en el otro extremo del país, una sangrienta rebelión indigena contra los grandes Hacendados Españoles, quienes mantenian a la población maya bajo un yugo de semi esclavitud detonó el conflicto denominado "La Guerra de Castas", que impulsó al gobierno Yucateco a proponer la anexión del territorio (que comprendía los actuales estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo) a la nación Estadounidense amparandose en una constitución local que le otorgaba autonomía ante la ausencia de un gobierno central democrático.

Guerra de Castas, circa 1847

Afortunadamente, la división interna del gobierno Norteamericano desatendió esta propuesta, pues aunque los estados sureños (pro -esclavistas) aprobaron la guerra contra México, los estados del Norte (abolicionistas) se opusieron desde un principio, desconfiando de los intereses de aquellos que por un lado promovían el sentimiento nacionalista y la libertad, pero que por el otro oficializaban la esclavitud como un derecho de cualquier ciudadano norteamericano.

Batalla de Monterrey,
Plaza defendida por el Batallón de San Patricio
circa 1847


La voracidad, el saqueo de templos sacros y la hipocresía moral de ciertos norteamericanos provocó que un batallón entero de milicianos, emigrantes irlandeses, conocidos como el batallón de San Patricio cambiara de bando y apoyara al ejercito mexicano antes su afinidad Católica. Los irlandeses al frente del capitán John Rile, mejor entrenados y capacitados para la guerra provocaron fuertes bajas a los norteamericanos, por lo que después del inminente triunfo del general Taylor, los sobrevivevientes que fueron capturados se les marcó la cara con un hierro ardiente con la letra D, estigmatizandolos como desertores y se les condenó a la horca en San Ángel, momentos después de que la bandera gringa reemplazara a la mexicana en lo alto del castillo de Chapultepec.


Placa en honor del Batallón de San Patricio, México DF

Según la Wikipedia, la historia del Batallón de San Patrício inspiró la película "One Man Hero", basada en la vida del capitán John Riley. También existe una placa con los nombres de los integrantes del Batallón en el ex convento de Churubusco, y una estatua en Galway, Irlanda, en la que cada 12 de Septiembre se iza la bandera de México en honor a Riley y sus hombres.

3) La urgencia de símbolos

Nuestra relación con nuestros vecinos siempre ha sido bipolar. El sentimiento de amor y odio siempre aflora en nuestras relaciones, y se remite a antecedentes tan incómodos como la guerra de 1847 o la estigmatización de la batalla de Columbus y del Revolucionario Pancho Villa: el único mexicano al que los Estados Unidos jamás pudieron derrotar.

Cartel reclamando la cabeza de Pancho Villa
Circa, 1916

Aunque el desarrollo del imperio norteamericano evidentemente se encuentra ligado a su poderío bélico, también es cierto que la falta de organización y líderes honestos ha convertido a ciertas zonas de nuestro país en un hervidero social azotado por la miseria y la violencia, factores que hacen que muchas veces, emigrar a un país con mejor calidad de vida sea una cuestión de sobrevivencia.


Muro Fronterizo, 2009

No es casual que nuestra derrota ante los Estadounidenses provoqué una atmósfera de inferioridad y resentimiento que el imaginario colectivo busca vengar con cualquier símbolo que nos otorgue una mínima esperanza de imponernos. El deporte es muchas veces es la vía más socorrida para encontrar ese paleativo, particularmente el futbol soccer, que fue por muchos años la válvula de escape de nuestros complejos ante la desídia de los gringos por un deporte que no comprendían, pero que al paso de los años han ido dominando, al tal grado que hoy en día es bastante difícil vencerlos.

Final de la Copa de Oro 2009
México 5 - USA 0


El domingo pasado la selección de México venció a Estados Unidos por marcador de 5 a 0 en la cancha del Giant Stadium en New Jersey. La victoria se celebró con más júbilo en territorio norteamericano que en el propio, pues para miles, millones de mexicanos radicados en territorios que alguna vez fueron parte de su pais, la victoria deportiva representó una carga emotiva de orgullo ante las segregaciones, persecusiones y abusos a los que se ven expuestos los emigrantes ilegales que hoy en día, al igual que en 1847 han sido abandonados por un gobierno mexicano que no ofrece las garantías mínimas de seguridad, justicia y acceso a la vida digna que cualquier ser humano merece.

Labels:

 
posted by drneon at 8:37 AM | Permalink | 1 comments




Tuesday, July 21, 2009
¿Le importa si le robo un minutito?
"¿Cómo no va a importarme que venga gente extraña y me quite mi tiempo, cuando tiempo es lo único que tengo en la vida? Años llenos de días, días llenos de horas y horas llenos de minutos, eso es lo que yo tengo, pero ni un solo minutito, de manera que guárdese sus diminutivitos para cuando se ocupe de su vidita".

"El Materialismo Histérico", Xavier Velasco.


Desde hace un par de meses me he estado presionando mucho con el tiempo. A veces creo que me presiono demásiado para cumplir con tareas en períodos que debería dedicar al descanso o a no hacer nada.

No es consuelo que muchas de esas tareas tengan que ver con cosas estrictamente personales como: entrenar para una carrera, escribir un artículo para las revistas en las que colaboro, leer diez páginas del libro que estoy leyendo o escribir un guión de radio para un proyecto con mis amigos.

Se muy bien que a veces soy un completo desastre en aspectos de organización personal, pero a veces. también me voy al otro extremo y cometo excesos como asignar horarios tan absurdos como los trayectos de transporte en microbús a analizar los discos que quiero reseñar.

Por si fuera poco, esta obsesión por administrar mis minutos ha cobrado factura en mi austera salud treintañera. Hoy visité al doctor familiar por un problema en la piel que adquirí por asolearme demásiado y manipular limón (que como usted sabe, amable lector, mancha la piel por ser un fijador de pigmento) el caso es que, palabras más, palabras menos, me ha dicho que estoy poco menos que jodido.

Cuando una doctora se pone a regañarte como maestra de primaria, definitivamente algo anda mal. Según ella, estoy: pasado de peso por más de 10 kilos, mi presión arterial supera la cifra de 120 y mis estudios de sangre indican que mi índice de glucosa está arriba de los 90 puntos. Vamos, hasta en cuestiones médicas los números me dan la espalda.

Afortunadamente, escribir en una revista musical implica acatar cierta disciplina de fechas de entrega que me obligan a trabajar de forma constante y hasta el final, por lo que, una vez superada la fecha de corte, puedo disfrutar de algunos días de aparente calma.

Me parece que debería dedicar más tiempo a dormir bien, por lo menos las 8 horas de ley. Hay semanas en que dedico parte de mi horario de comida y las noches después del trabajo a escribir mis colaboraciones editoriales con las consecuencias de somnolencia que eso implica.

También debería comer mejor, pues a pesar de que hago ejercicio constante, mi complexión física no es la mejor. Tal vez alimentándome mejor, las quemaduras y lesiones en la piel que a veces me salen por las méndigas asoleadas a las que me expongo sanarían más pronto.

Lo que si es un hecho es que necesito algunos días libres. Extraño las vacaciones de hace un año, esas tardes en que Lau y yo nos recostábamos en un camastro en Playa del Carmen sin horario y sin presiones... lo malo es que aquella vez que me quité el reloj, y me despojé de las presiones terminaron por robarnos la maleta entera en un descuido.

Pinche gente, no se puede descuidar uno un solo minuto... ¡porque se lo roban!

Labels:

 
posted by drneon at 9:10 PM | Permalink | 0 comments




Monday, July 13, 2009
Un año perdido en el lado b de mi vida
Hay dos formas de asumir la condición de rechazado: una, la romántica, implica creer que uno ha sido segregado por una injusticia directamente proporcional a los méritos que uno cree tener para pertenecer al grupo que nos expulsó de una patada en el trasero. La otra, la incómoda, tiene que ver con la devastadora estigmatización de saberse un apestado social, un fracasado, un indeseable merecedor de todos los "¡cúchila de aquí!" del mundo.

La historia que voy a contar tiene que ver con la segunda condición, es por eso que casi nadie conoce ese año perdido al que suelo referirme como "el lado b" de mi vida.

Primero un poco de historia: Cuando tenía 14 años no tenía la menor idea de lo que iba a ser mi vida, mi máxima aspiración era entrar a la Universidad, como mis tíos y estudiar alguna Licenciatura relacionada a las humanidades, pues desde ese entonces me dí cuenta que ese era mi fuerte y no el camino trazado por mi padre (Ingeniería Industrial) pues mi relación con los números siempre ha sido, por decirlo de algún modo: desastrosa.

El último año de la secundaria fue genial, todo lo contrario al primero en que me convertí en patiño y el segundo que solo pude sobrellevar gracias a mi primera novia. El caso es que el tercero fue divertido por muchas razones, entre ellas por haber despertado a la música y descubrir en un grupo de amigos las mismas afinidades con los discos que encontramos en casa.

Ese factor provocó que me la pasara realmente bien y que por consecuencia, mi promedio bajara considerablemente.

Aún así mis opciones de entrar a la Universidad, -según yo- eran amplias. Como ya dije antes, mi "fuerte" desde entonces, eran las historias, la literatura y en general todo el rollo de las ciencias sociales. Yo pensaba que eso compensaría de algún modo mis deficiencias con los números y al principio fue así. Aquel año presenté el exámen de admisión al Poli, al Colegio de Bachilleres y finalmente a la UNAM. Al final, por una broma de mal gusto del destino resulté admitido en el IPN y en el Bachilleres pero no en la UNAM.

Es lógico pensar que cuando alguien ha trazado mentalmente una serie de eventos en su vida sin reparar en un plan alterno, las consecuencias puedan ser devastadoras. Eso me pasó, me deprimí muchísimo por no haber logrado mi cometido de modo que mis padres, que distaban mucho de ser rícos, se vieron obligados a inscribirme en una preparatoria privada que prometía la honrosa cualidad de ser "incorporada a la UNAM".

Fue así que llegué a la Preparatoria Revolución. ubicada en avenida Bucareli 168 casi esquina con Avenida Chapultepec, muy cerca de la estación del Metro Cuauhtémoc y la Arena México.

Después de haber estudiado toda mi vida en escuelas de gobierno, pensé que mi ingreso a las filas de las escuelas particulares representaría un cambio que me segregaría de alguna forma, pero la verdad es que eso nunca ocurrió sencillamente porque ahí todos eramos estigmatizados.

Pronto descubrí que ninguno de los estudiantes estaba en esa escuela por desición propia, sino que todos eramos rechazados de la UNAM. Una especie de segregados académicos, una mezcla entre Los Olvidados y los Rebeldes sin causa. Una élite de estudiantes discriminados, pero con grandes aspiraciones.

Debo confesar que no todos eran como yo. Ciertamente había estudiantes muy brillantes, pero por desgracia, ellos no eran a quienes yo frecuentaba. Una vez más, las malas influencias me llevaron a juntarme con una sarta de tipejos que me influenciaron a volarme clases y pasear por las calles de la zona rosa, jugar futbol americano en la Plaza de la ciudadela y hacer fila en la XEW para entrar al show de Paco Stanley y ver a Café Tacuba, Fobia y La Maldita Vecindad tocar un par de canciones cuando debería estar estudiando.

Durante el año que estuve inscrito en la Prepa Revolución hice todo tipo de cosas prohibidas: jugué futbol americano en los andenes de la estación del Metro Cuauhtémoc, viajé de polizón en la cabina trasera del tren y continuamente fui con una bola de patanes como yo a provocar a los estudiantes de la prepa mas cercana: el Colegio Isaac Ochoterena.

Los del Ochoterena eran nuestro nemésis: usaban un ridículo uniforme con corbatita, tenían un estricto horario escolar y aparentaban tener una conducta impecable. Sobra decir que con tantos motivos para molestarlos, los de la prepa Revolución no podíamos evitar salir a buscar problemas con ellos casi todas las tardes después de clases.

En los pasillos de la Prepa Revolución, que más bien aparentaban ser una vieja escuela primaria, conocí a una de mis primeras novias: Jennifer García Mireles. No sé por qué recuerdo su nombre después de tantos años, sobre todo cuando he olvidado aspectos más relevantes, como su rostro por ejemplo. Ella siempre vestía de morado, le gustaba mucho el Reggae y duramos como 5 semanas de novios.

Otra de las particularidades de la Prepa era su cercanía con la Arena México. Por aquellos días, la lucha libre gozaba de gran popularidad debido a que las funciones volvían a transmitirse por Televisión después de muchos años, de modo que ver a alguno de los luchadores caminando por las inmediaciones de la escuela era un gran suceso. Recuerdo que en alguna ocasión, en medio de una case de artes plásticas, una compañera llegó al bordo del desmayo a avisar a sus amigas que el mismísimo Vampiro Canadiense caminaba rumbo a la Arena México, de modo que mi amiga y el resto de mis compañeras salieron en estampida para darle alcance al luchador... ¡al luchador! Solo en un lugar como la Prepa Revolución, un luchador podía tener groupies.

Despues de una gran cantidad de vivencias divertidas llegó el final del año y con el la hora en que yo y mis amigos Beto, Esqueda, "el Fozzie" y "el Moreno" pagaramos las consecuencia de nuestra holgazanería a lo largo del año. Los saldos de mi vida de libertinaje fueron contundentes, en tan solo un año inscrito en la Prepa privada reprobé más materias que en todos mis años en escuelas de gobierno. Por supuesto que mis mis indignados padres no pasaron por alto que tirara carretadas de su valioso dinero a la basura, por los que al final me dieron dos opciones: Presentar el exámen de admisión a la UNAM una vez más y esta vez quedarme o ponerme a trabajar y pagar mis propias colegiaturas.

Por supuesto que opté por la primera opción, y con tan buenas motivos para se admitido , me puse a estudiar como loco hasta que logré ingresar al CCH Vallejo por ahí del año 93.

Dejé atrás la Preparatoria Revolución y todas estas historias que ahora cuento quedaron atrapadas en el año perdido que pase en esa escuela. Un año perdido del que casi nunca hablo, que casi nadie conoce, pero que de algún modo, me sigue dando muchísimos recuerdos que de repente, se me aparecen convocados por el recuerdo de alguna ex compañera que felizmente me escribe para recordar viejos tiempos... desde el lado b de mi vida.

Labels:

 
posted by drneon at 7:31 PM | Permalink | 4 comments




Friday, July 10, 2009
Cosas que te hacen sentir bien
(Da click a la foto para ampliar)

Labels:

 
posted by drneon at 5:49 PM | Permalink | 0 comments




Tuesday, July 07, 2009
Blasfemoterapia

El hombrecillo de la foto dice llamarse Pablo Díaz-Reixa. Se presume un músico de profesión, pero en realidad es un arrogante por convicción. Entre las múltiples desgracias de su personalidad destacan un ego inversamente proporcional a su estatura, un carácter de los mil demonios y una asombrosa capacidad para hacer berrinches de niño chillón cuando algo en el escenario no le parece.

Este español ha saltado a la fama por su destacada capacidad para meterse en problemas y por ser un hombre renuente a toda clase de autocrítica respecto a su conducta sobre el escenario.

Afortunadamente para él, hace música deslumbrante, fresca y que explora territorios poco convencionales valiéndose de acentos rítmicos y cadencias orgánicas como las que aparecen en "Alegranza", su trabajo más logrado a la fecha.

Solo el tiempo dirá si el talento musical de "El Guincho" (vaya, apelativo que vino a escoger el chaval) logran superar los pintorescos desplantes de su extraña personalidad.

Labels:

 
posted by drneon at 8:52 AM | Permalink | 2 comments