Sunday, August 03, 2008
Baby, we born to run...

Hoy, finalmente pude correr las tres horas seguidas que yo mismo me impuse como requisito para inscribirme a mi segundo Maratón.

Tenía tanto que no recorria tal cantidad de kilómetros, que casi olvido lo que es correr con las articulaciones se inflamadas por el ácido láctico, con rosaduras en la entrepierna y ampollas en los pies y con la fuerza mental comenzando a doblegarse.

Hoy tuve suerte, esta mañana el sol no se decidió a salir en su totalidad y pude correr con un clima nublado que evitó que el calor levantara la humedad de la hierba mojada del parque en el que entreno.

Aún así fue durísimo. Me prometí, (o mas bien, le prometí a mi cuerpo) que al completar las 3 horas me tiraría inmediatamente sobre el pasto, pero cuando traté de sentarme en la banqueta me costó muchísimo doblar las piernas y consideré que sería mejor regresar antes de que me costara mas trabajo moverme.

De regreso a mi casa, caminando con dificultad y con las rodillas adoloridas me pregunté: ¿Porque hago esto?

“Lo haces para convencerte de que puedes esforzarte los suficiente para lograr lo que te propones”.

Este año no he sido tan enfermamente obsesivo por los entrenamientos como en el 2007. En gran parte porque conocer a Laura me ha brindado otro tipo de pasión que no precisamente tiene que competir con mi gusto por las carreras. Al contrario, ella se ha acoplado bastante bien a esta faceta de mi vida, e incluso la he convencido -sin mucho esfuerzo, a decir verdad- de acompañarme a entrenar e inscribirse en sus primeras competencias de 5 y 10k.

Siempre he pensado que los hombres somos así: en algún momento necesitamos transmitir nuestras pasiones: recomendando nuestros libros y películas, ofreciendo los audifonos mientras suenan nuestras canciones favoritas en el ipod o tratando de contagiar el entusiasmo por alguna actividad deportiva.

Ahora mismo estoy muy motivado para correr mi segundo maratón. Desde hace tiempo vengo preparandome no solo fisicamente, en el gimnasio o en las tiradas nocturnas a media semana en la pista de "El Sope", sino buscando motivantes en donde se pueda.

En los ultimos días he visto películas de diversa índole relacionadas a las carreras, como la comedia británica Run Fatboy Run” o el clásico de 196w “The Lonelinees of the Long Distance Runner”.



Y es que la empresa no es sencilla, además de la determinación, el coraje y la disciplina que se requiere para completar la competencia, a menudo, los corredores echamos mano de cualquier motivación que nos ayude a completar las metas personales.

Ya contaré por aquí como van los entrenamientos.

Labels:

 
posted by drneon at 6:31 PM | Permalink |



6 Comments:


  • At 10:11 AM, Blogger Vicky

    Tú me has inspirado muchas veces

    Te quiero

    Un beso

    Un abrazo enorme

     
  • At 9:08 PM, Blogger José Antonio

    Mi Pit, mestizo, ya te echo de menos, carnal, cada vez veo màs lejana una chela contigo en el caballo negro, nomàs no se arma. Ya regresè a correr en las mañanas, pa la carrerita naik, en la escuela hay gimnasio y corredoras, ahì le voy a dar, de perdis, pa la carrera. Hasta me comprè hoy mis niu balans, me acordè mucho de ti. Nos vemos por allà, no? Ya con papos y mi aipod, nomàs me falta el naik plus que quièn sabe què personaje ingrato de la blogòsfera me debe ,jaja, cuÌdate, mano, un abrazo, vibras, canelas.

     
  • At 6:11 PM, Anonymous Laura

    Hola corazón!!

    te va a ir super bien!!!

    eres mi campeón!!

    Te quiero!

     
  • At 3:53 PM, Blogger Gwen

    suerte mi niño!!!

     
  • At 9:09 PM, Blogger gabriel revelo

    hay pasiones así... mucha suerte en ese maratón y mucha más aun en tu vida personal...

    saludos!

     
  • At 11:13 AM, Anonymous Andre Chavez

    ¡mi estimadisimo Pedro! Mil felicidades por ese nuevo triunfo, todo un ejemplo para los miedosos como yo que no se han animado a entrarle a tal reto. Sigue asi..¡y a ver si nos lo aventamos juntos en el 2009!