Thursday, November 27, 2008
mi constante
Cada capítulo de nuestra vida se caracteriza por sus héroes y sus villanos.

Nuestra necesidad por escuchar historias y formar parte de ellas implica crear personajes antagónicos que constantemente enarbolen nuestras pasiones y atizen nuestros odios más encarnizados.

Hace unos años, cuando el uso de internet era algo "sofisticado", mis amigos se volcaban a favor de grupos como Pearl Jam y su militancia contra el imperialismo. El fervor por los norteamericanos fue tal, que incluso se llegó a excesos tan absurdos como reunir un millón de firmas solicitando un concierto en México.

Recuerdo que por esos días, las imagenes del subcomandante Marcos abanderaban la esperanza de que un México más justo era posible. Por desgracia, el fervor por ayudar a que los habitantes de las zonas indigenas del país salieran de la miseria, nunca fue más allá de portar una camiseta con imagenes del líder zapatista.

En aquellos tiempos, los rencores más profundos se concentraban en figuras como el ex-presidente Salinas y el millonario Bill Gates, a quienes absurdamente se les calificaba como el "chupacabras" y "el anticristo" respectivamente. Hoy, todo mundo admira el brillo mediático de Obama y la revolución comercial de Radiohead, mientras el odio generalizado hacia George W. Bush y Hugo Chávez compite con el rencor local hacia personajes como Andrés Manuel López Obrador.

Todo esto viene a cuento porque ayer fui al concierto de Oasis.

He asistido a todos y cada una de sus conciertos en nuestra ciudad consciente que su carrera ha presentado un gran número de altibajos, sin embargo, en ninguno de los cuatro conciertos me han defraudado.

El mundo del rock, que no conoce peor castigo que el olvido, ha otorgado a Oasis una consigna que los ha mantenido a flote durante todos estos años: "o los odias o los amas".
Aprovechando los calificativos de ser un grupo de rockeros engreidos, arrogantes y oportunistas, los hermanos Gallager han decidido asumir el personaje que el público, la prensa y ellos mismos han construido en función de convertirse en el elemento musical anticíclico de millones de personas.

Muchas cosas han cambiado desde la primera vez que los escuché en vivo. Mi historia generalmente es muy distinta entre cada una de sus presentaciones, los escenarios cambian y algunos personajes salen en función de otros que entran y se convierten en protagonistas de mi vida.

Sin embargo, cada dos o tres años, cuando se anuncia una nueva gira y asisto a un concierto de Oasis el rock sigue ahí, intacto. Los riffs de "Supersonic" -mi canción preferida- me siguen invitando a tocar mi air guitar, "Dont look back in anger" aún me pone la piel chinita y "Wonderwall" me transporta a los tiempos oscuros de la universidad, en los que Oasis me rescató de una etapa gris en mi vida, dandome una identidad musical.

No importa que tanto cambien las cosas, los personajes que entren o salgan de la trama...

Oasis siempre está ahí.

Ellos son mi constante y verlos en vivo siempre me hace muy feliz.

Labels: ,

 
posted by drneon at 9:12 AM | Permalink |



5 Comments:


  • At 10:04 AM, Blogger Ros

    ¡Que buen show el de anoche Doc! Creo que me gustó más que el anterior, ¿que tal Slide Away eh?...de los mejores conciertos de este año, y vaya que ha habido conciertos este año.

     
  • At 9:47 AM, Blogger NEGRA SUERTE, PARA SERVIR A USTED...

    ¿Y SI CUMPLISTE MI ENCARGO?

    ¿CANTASTE MASTERPALN O CHAMPAGNE SUPERNOVA POR MI?


    MUY BUEN POST DOCTOR.

    SALUDOS

     
  • At 6:18 PM, Blogger gabriel revelo

    no fui y me arrepiento. seguramente fue una maravilla, o por lo menos un buen concierto y eso,hoy en día es más que suficiente.

    saludos, como siempre. tienes un gran blog.

     
  • At 10:58 AM, Blogger Beto Cárdenas

    la manera en que liam uso el microfono sugiriendo algo sexual antes de regalarselo a una chica
    las frases de noel en su español entrecortado
    la arrogancia de liam cuando movia las manos en señal de "te la pelaste" cuando le aventaron un vaso de whisky el cual no le pego.
    la manera en que cantaron wonderwall

    no es que haya sido mejor si no que fue diferente a pesar de que el set list fue el mismo.

    saludos

     
  • At 2:00 PM, OpenID fernandoi

    haha ya te vi en el otro blog diciendo que I am the walrus es más de oasis que de los beatles; yo no puedo decidir. Me rijo de este modo: John es Dios y Noel es como un profeta :D Como dices, no hay comparación por la diferencias de grabación en las versiones. Me contento con pensar que a John le habría gustado la versión de oasis.

    Creo que después del 65 The Beatles no dio ningún concierto salvo el del techo.