Wednesday, July 29, 2009
Relaciones Bipolares
La bandera de Estados Unidos ondeando en Palacio Nacional,
circa Sept. 1847


1) Ulises regresa a Itaca

No es casual que haya tantos mexicanos en lo que fue alguna vez la Alta California y el estado de Texas. La inmigración ilegal es una suerte de repoblación mexicana de los territorios que alguna vez fueron parte de nuestro país, pero que ahora gozan de la bonanza y calidad de vida que solo puede otorgar el imperio mas grande del Planeta.

Aunque es cierto que antes de la guerra de intervención de 1845 -1847 los territorios perdidos al norte de México se encontraban en un completo abandono y marginación, también es cierto que el gobierno Estadounidense, ante la negativa de venta del territorio de Texas en cinco millones de dólares, incurrió en la "inmigración ilegal" mucho antes que nosotros.

La historia narra que los colonizadores norteamericanos establecieron durante muchas décadas áreas de cultivo y propiedades ganaderas sobre suelo Texano sin el consentimiento del gobierno Mexicano, sembrando así las semillas de lo que sería la autoproclamada "autonomía" de 1836 proclamada en su mayoría por inmigrantes norteamericanos acentados en México en respuesta al abandono del gobierno centralista de Santa Ana, pero con fines evidentemente centralistas.

Como era de esperarse, México no estuvo de acuerdo con la sublevación de un estado rebelde y altamente armado con parque del gobierno norteamericano, por lo que intentó aplastar la rebelión durante la batalla de El Alamo, conflicto que el polémico presidente de México, Antonio López de Santa Ana, (o su "alteza serenísima", como el mismo se hacía llamar) comandó personalmente y logrando la victoria, pero que sospechosamente fue sorprendido por una batería militar enemiga y obligado a firmar la retirada y la independencia Texana. Tratado que años mas tarde, logicamente desconoció.

Batalla de El Alamo, circa 1836

La represión de los independentistas Texanos , (en realidad norteamericanos nacionalizados) que buscaban su anexión a Estados Unidos originó la declaración de guerra de 1846, luego de que los gringos declararan la "afectación de sus intereses" y se negaran a retirar las tropas que ilegalmente habían ingresado a territorio nacional con el fin de construir fuertes militares más allá de sus fronteras.

Batalla de Veracruz, circa 1847

A muy grandes rasgos, fue así como México entró en guerra con los Estados Unidos de Norte América; una nación pujante, en opulencia y bien organizada, algo de lo que jamás pudimos presumir en México y que derivó en una suerte de "segunda conquista de México" orquestrada por el general Zachary Taylor, quien decidió utilizar la misma ruta de Hernán Cortés enviando a Winfield Scott y su flota para tomar el puerto de Veracruz, avanzando después por Puebla y Morelos y continuando hacia el centro del país hasta tomar finalmente el zócalo de la ciudad de México el 14 de Septiembre de 1847.

"Green grow the lilacs, all sparkling with dew.. (...) And change the green lilacs to the Red, White and Blue"
cantaba el ejercito invasor de Scott al entrar al Zócalo. De modo, que el pueblo, que defendió su ciudad desesperadamente, con palos y piedras les llamó despectivamente "Gringos" cuando la bandera de las barras y las estrellas se izó en lo alto del Palacio Nacional, en pleno aniversario de la independencia de México.


Batalla de Chapultepec, circa 1847

La bandera gringa también se colocó en el Castillo de Chapultepec.

Y ahí se quedó por más de 9 meses...


2) Los saldos de la invasión



Los saldos de la Guerra de Intervención de 1847 han sido los más dolorosos en la historia de México. Con la firma del tratado de Guadalupe Hidalgo en 1847, México perdió mas de la mitad de su territorio al ceder los territorios de la Alta California, Nuevo México y Texas.

Providencialmente el saldo no fue mayor, pues ese mismo año en el otro extremo del país, una sangrienta rebelión indigena contra los grandes Hacendados Españoles, quienes mantenian a la población maya bajo un yugo de semi esclavitud detonó el conflicto denominado "La Guerra de Castas", que impulsó al gobierno Yucateco a proponer la anexión del territorio (que comprendía los actuales estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo) a la nación Estadounidense amparandose en una constitución local que le otorgaba autonomía ante la ausencia de un gobierno central democrático.

Guerra de Castas, circa 1847

Afortunadamente, la división interna del gobierno Norteamericano desatendió esta propuesta, pues aunque los estados sureños (pro -esclavistas) aprobaron la guerra contra México, los estados del Norte (abolicionistas) se opusieron desde un principio, desconfiando de los intereses de aquellos que por un lado promovían el sentimiento nacionalista y la libertad, pero que por el otro oficializaban la esclavitud como un derecho de cualquier ciudadano norteamericano.

Batalla de Monterrey,
Plaza defendida por el Batallón de San Patricio
circa 1847


La voracidad, el saqueo de templos sacros y la hipocresía moral de ciertos norteamericanos provocó que un batallón entero de milicianos, emigrantes irlandeses, conocidos como el batallón de San Patricio cambiara de bando y apoyara al ejercito mexicano antes su afinidad Católica. Los irlandeses al frente del capitán John Rile, mejor entrenados y capacitados para la guerra provocaron fuertes bajas a los norteamericanos, por lo que después del inminente triunfo del general Taylor, los sobrevivevientes que fueron capturados se les marcó la cara con un hierro ardiente con la letra D, estigmatizandolos como desertores y se les condenó a la horca en San Ángel, momentos después de que la bandera gringa reemplazara a la mexicana en lo alto del castillo de Chapultepec.


Placa en honor del Batallón de San Patricio, México DF

Según la Wikipedia, la historia del Batallón de San Patrício inspiró la película "One Man Hero", basada en la vida del capitán John Riley. También existe una placa con los nombres de los integrantes del Batallón en el ex convento de Churubusco, y una estatua en Galway, Irlanda, en la que cada 12 de Septiembre se iza la bandera de México en honor a Riley y sus hombres.

3) La urgencia de símbolos

Nuestra relación con nuestros vecinos siempre ha sido bipolar. El sentimiento de amor y odio siempre aflora en nuestras relaciones, y se remite a antecedentes tan incómodos como la guerra de 1847 o la estigmatización de la batalla de Columbus y del Revolucionario Pancho Villa: el único mexicano al que los Estados Unidos jamás pudieron derrotar.

Cartel reclamando la cabeza de Pancho Villa
Circa, 1916

Aunque el desarrollo del imperio norteamericano evidentemente se encuentra ligado a su poderío bélico, también es cierto que la falta de organización y líderes honestos ha convertido a ciertas zonas de nuestro país en un hervidero social azotado por la miseria y la violencia, factores que hacen que muchas veces, emigrar a un país con mejor calidad de vida sea una cuestión de sobrevivencia.


Muro Fronterizo, 2009

No es casual que nuestra derrota ante los Estadounidenses provoqué una atmósfera de inferioridad y resentimiento que el imaginario colectivo busca vengar con cualquier símbolo que nos otorgue una mínima esperanza de imponernos. El deporte es muchas veces es la vía más socorrida para encontrar ese paleativo, particularmente el futbol soccer, que fue por muchos años la válvula de escape de nuestros complejos ante la desídia de los gringos por un deporte que no comprendían, pero que al paso de los años han ido dominando, al tal grado que hoy en día es bastante difícil vencerlos.

Final de la Copa de Oro 2009
México 5 - USA 0


El domingo pasado la selección de México venció a Estados Unidos por marcador de 5 a 0 en la cancha del Giant Stadium en New Jersey. La victoria se celebró con más júbilo en territorio norteamericano que en el propio, pues para miles, millones de mexicanos radicados en territorios que alguna vez fueron parte de su pais, la victoria deportiva representó una carga emotiva de orgullo ante las segregaciones, persecusiones y abusos a los que se ven expuestos los emigrantes ilegales que hoy en día, al igual que en 1847 han sido abandonados por un gobierno mexicano que no ofrece las garantías mínimas de seguridad, justicia y acceso a la vida digna que cualquier ser humano merece.

Labels:

 
posted by drneon at 8:37 AM | Permalink |



1 Comments:


  • At 4:50 PM, OpenID suzukidr200

    Muy interesante el post Pedro, pero creo que un juego de futbol no debería ser tan importante, en realidad el futbol profesional junto con las novelas y demás porquerias televisivas son parte del aparato que nos controla para vivir reprimidos, sin exigir lo que es nuestro, sin exigir a los gobernantes que cumplan con su trabajo y velen por los intereses de la nación, no solo los de sus cuates.

    Que onda, ya no rodaste este fin de semana?

    Saludos, Aaron.