Tuesday, November 03, 2009
Mención Honorífica
Desde hace mucho tiempo había querido participar en el concurso mensual de cuento que organiza mi admirado maestro Alberto Chimal en su sitio, "Las Historias". El concurso consiste en escribir una historia que describa la situación de la imagen que se propone de la forma más creativa y breve posible.

Pues bien, este mes envié dos propuestas y una de ellas obtuvo una mención honorífica. Aunque no gané, la distinción de esta primera partipación me entusiasma muchísimo y me motiva a seguir participando hasta conseguir uno de esos bonitos gráficos con la palabra: "Ganador".


Aquí la imagen, y el cuento de mi autoría que fue seleccionado:


Instrucciones:
1) Suponer que esta imagen ilustra una historia.
2) Imaginar cuál es esa historia: qué está pasando allí, qué momento se anuncia, por qué, quiénes están allí, qué hacen.
3) Escribir la historia, en forma de cuento brevísimo (minificción), en los comentarios de esta misma nota.


Desde el agujero

Pedro Escobar

La madrugada del 12 de Diciembre de 2012, millones de personas alrededor del mundo se postraron en torno a sus televisores para contemplar, totalmente aterrados, las insólitas imagenes provenientes de la Antártida.

Desde unos días antes, la televisión Rusa dio cuenta de un enorme boquete en el cielo del casco polar ártico y de la incontrolable expansión que provocó, entre otras cosas, que el cielo tiñiera de anaranjado aquella parte del mundo.

Aunque había miles de teorias respecto al fenómeno, nadie advirtió que en la vispera del día señalado por las profecías mayas como “El fin del mundo”, tres enormes seres asomarían sus gigantescas cabezas desde lo alto del enorme orificio. Entre las más descabelladas teorias acerca de la identidad de las enigmáticas criaturas, destacó la de los líderes religiosos que organizaron las multitudinarias cadenas de oración en busca de obtener la misericordia de la Santísima Trinidad, que según ellos: “vino a juzgarnos por nuestros pecados”.

Como la horrorosa figura de las tres criaturas no correspondía a las imagenes que los fieles traían a cuestas, los pastores se justificaron diciendo que: “el León no es como lo pintan”. Y de verdad que no lo era, pues nadie advirtió que al valiente camarógrafo que logró grabar desde el centro del orificio se le vendrían encima tres gigantescos escupitajos verdes acompañados de una pícara risa proveniente de lo más alto del cielo.

Labels: ,

 
posted by drneon at 7:49 AM | Permalink |



4 Comments:


  • At 9:56 PM, Blogger m A m E

    Gran cuento, Felicidades por su mención mi Doc!!
    Un abrazo desde Torontokistán

     
  • At 10:32 PM, Anonymous Laura

    Felicidades corazón!! :D

    Eres el mejor!! mua mua!

     
  • At 3:11 PM, Anonymous Almighty

    si Claro eres el mejor, mua, mua, mua siiiiiiii

    Pero que pasa aquí? no sé por que ya no hay contenido Biker, llegara la navidad y aquí nadaaaa----

     
  • At 5:18 PM, Blogger gabriel revelo

    oyé, ¡qué buen cuento!
    me gustó, felicidades por esa mención honorifica en el sitio de Chimal.

    la verdad, cada día me sorprende más tu talento. de nuevo, un abrazo.